Jesús Miguel Arlés y Fernando Mallenco, dos inquietos profesionales del sector decidieron juntar sus caminos en el año 2000 para hacer realidad un proyecto; este pequeño bistro aragonés, que junto con su equipo ilusionado han conseguido un equilibrio perfecto, con un trato acogedor, un servicio profesional y una variada oferta gastronómica.

Nuestra cocina es un compendio de viejas recetas tradicionales y una cocina actual y de mercado. Un local para disfrutar de la buena mesa; desde primera hora de la mañana con una vistosa barra llena de pinchos, tapas y raciones, que puede combinar a la hora de comidas y cenas con los platos de la carta y las sugerencias diarias, pudiendo hacer de esta forma una comida en la que puede degustar una gran variedad de platos, haciendo la ocasión más atractiva y sugerente.